MATERIALIDAD DE LAS OPERACIONES

MATERIALIDAD EN LAS OPERACIONES REALES 

 

Agosto 22, 2019 

Alejandro Ponce 

 Con la entrada en vigor del artículo 69-B del CFF, en 2014 las autoridades fiscales comenzaron a llevar a cabo el procedimiento previsto en dicho artículo, el cual consiste en lo siguiente:

 

  1. Notificar la presunción de inexistencia de operaciones los contribuyentes que han emitido comprobantes sin contar con activos, personal, infraestructura o capacidad material, directa o indirecta, para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes.
  2.  Se publica un listado, en la página del SAT y en el DOF, con el nombre de los presuntos emisores de comprobantes que amparan operaciones inexistentes y se inicia el plazo para que desvirtúen las presunciones. 
  3. Transcurrido el plazo, se emite la resolución a quienes no desvirtuaron las presunciones y su nombre se incluye en un listado que se publica en la página del SAT y en el DOF. 
  4. Los contribuyentes que dieron efectos fiscales a los comprobantes expedidos por un contribuyente que salió en los listados definitivos cuentan con 30 días para a) acreditar que las operaciones fueron reales, o b) corregir su situación fiscal si las operaciones no fueron reales. 

 Al día de hoy, se ha publicado el nombre de 8,288 contribuyentes que definitivamente emitieron comprobantes que amparan operaciones inexistentes.

  Todos los contribuyentes que dieron efectos fiscales a los comprobantes emitidos por esos 8,288 contribuyentes ya debieron haber realizado lo señalado en el penúltimo párrafo del artículo 69-B del CFF.

  Estas acciones que inició el SAT en 2014 han causado mucho temor en los contribuyentes, no sólo en los que adquieren comprobantes que am

paran operaciones inexistentes. Muchos contribuyentes que no simulan operaciones viven con la preocupación de tener que acreditar la materialidad de las operaciones que realizan para no ser colocados en el listado del artículo 69-B del CFF. 

 Vamos a explicar en qué consiste la falta de materialidad que provoca que un contribuyente sea colocado en los listados del 69-B, para demostrar que quienes realizan operaciones reales tienen muy pocas probabilidades de ser considerados como presuntos emisores de comprobantes que amparan operaciones inexistentes… tan baja es la probabilidad que no hay porqué temer. 

 El SAT a través de los cruces de información entre sus bases de datos y de la información a la que tiene acceso, detecta cuando un contribuyente no cuenta con activos o personal suficiente para realizar las operaciones que amparan sus comprobantes, y a través de visitas de verificación detecta que un contribuyente no cuenta con infraestructura, capacidad o que no se encuentra localizado en su domicilio. 

 Activos 

 Si el contribuyente no presentó sus declaraciones anuales o si al presentarlas no manifestó activos en el Estado de Posición Financiera, el SAT presume que el contribuyente no contó con activos para realizar las operaciones consignadas en los comprobantes que emitió. 

 Personal 

 Si el contribuyente no presentó sus declaraciones anuales o si al presentarlas no manifestó retenciones por la prestación de servicios personales, no presentó la declaración informativa de sueldos y salarios o la presentó sin operaciones, no emitió CFDIs de nómina, no tiene registro patronal en el IMSS, el SAT presume que el contribuyente no contó con personal para realizar las operaciones consignadas en los comprobantes que emitió. 

 Infraestructura y capacidad 

 Si el domicilio fiscal que manifestó el contribuyente es una oficina pequeña en la que solamente hay mobiliario de oficina y no se observa que se realicen las operaciones consignadas en los comprobantes que el contribuyente ha emitido, o el domicilio fiscal es una vivienda habitada por una familia en donde evidentemente no se realiza actividad alguna, aunado a que el contribuyente no tiene personal y activos, el SAT considera que el contribuyente no cuenta con infraestructura y capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan los comprobantes que emitió. 

 Domicilio 

 Si al practicar una visita de verificación, el SAT no encuentra al contribuyente en el domicilio fiscal que señaló ante el RFC y en las bases de datos del SAT no está registrado un aviso de cambio de domicilio, aunado a que el contribuyente no tiene personal, activos, infraestructura y capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan los comprobantes que emitió, se presume la inexistencia de las operaciones. 

 Es importante aclarar que no hay casos en los que el solo hecho de que un contribuyente no esté localizado sea motivo suficiente para presumir la inexistencia de operaciones. 

 Materialidad 

 Ya que hemos señalado las situaciones en las que el SAT se apoya para presumir que un contribuyente emitió comprobantes que amparan operaciones inexistentes, explicaremos en qué consiste la materialidad que la autoridad desconoce o cuestiona y cómo debería acreditarse. 

 Cuando el SAT notifica un oficio de presunción de inexistencia de operaciones, señala que el contribuyente no contó con personal, activos, infraestructura, capacidad y no está localizado, y otorga un plazo para desvirtuar estas presunciones. 

 Para desvirtuar la presunción, el contribuyente debiera demostrar que sí contó con personal, que sí tiene registro patronal, que sí realizó retenciones, que sí presentó la declaración informativa de sueldos y salarios, que sí cubrió las cuotas de seguridad social, que sí emitió CFDIs de nómina, o bien, que subcontrató al personal y que el contratista sí tiene registro patronal, sí realizó retenciones, sí presentó la declaración informativa de sueldos y salarios, sí cubrió las cuotas de seguridad social, y además tiene que demostrar la participación de ese personal en las operaciones consignadas en sus comprobantes. 

 Por lo que se refiere a los activos, para desvirtuar la presunción, el contribuyente debiera demostrar que sí tenía activos, que sí los consignó en el Estado de Posición Financiera de su declaración anual, o bien, que arrendó el mobiliario, el equipo, la maquinaria, y que con dichos activos arrendados realizó las operaciones consignadas en sus comprobantes. 

 En cuanto a la infraestructura y capacidad, el contribuyente tendría que acreditar el conjunto de elementos que permitan conocer a la autoridad que sí se contó con la infraestructura necesaria y se tenía la capacidad material suficiente para realizar las operaciones consignadas en sus comprobantes. 

 Los contratos, los entregables, las explicaciones no sirven para desvirtuar las presunciones de la autoridad. La materialidad de las operaciones se demuestra acreditando que sí se tiene personal (propio o subcontratado), que sí se tienen activos (propios o rentados), que sí se tiene infraestructura y capacidad material, y además que sí se está localizado en el domicilio fiscal. 

 Al día de hoy 8,288 contribuyentes no han desvirtuado las presunciones de la autoridad, sólo lo han hecho 275. Esto nos indica que el margen de error del SAT al presumir la inexistencia de operaciones es del 3.3% 

 Por lo tanto, quienes emiten comprobantes de operaciones reales, en lugar de preocuparse por elaborar contratos, entregables y armar la evidencia de las operaciones, lo que deben hacer es presentar sus declaraciones anuales y hacerlo bien, señalar sus activos en el Estado de Posición Financiera, presentar la informativa de sueldos y salarios, enterar las retenciones por servicios personales subordinados, emitir CFDIs de nómina, estar registrados ante el IMSS como patrones, y estar siempre localizables en su domicilio fiscal. Si así lo hacen, el SAT jamás va a presumir, ni por error, que los comprobantes que emitieron amparan operaciones inexistentes. 

 Cuando las operaciones son reales no hace falta tener contratos para darle soporte al CFDI, y cuando las operaciones son inexistentes, los contratos no sirven para darle sustento al CFDI. Sugerimos ver el Precedente VIII-P-2aS-480 publicado en la Revista del TFJA del mes de Agosto, con el rubro: “MATERIALIDAD DE LAS OPERACIONES REVISADAS POR LA AUTORIDAD FISCAL. EL CONTRATO CELEBRADO CON UN PROVEEDOR NO CONSTITUYE PRUEBA IDÓNEA PARA ACREDITAR LA EXISTENCIA DEL SERVICIO PACTADO”.

 Hay diferencias muy claras entre quienes emiten comprobantes que amparan operaciones inexistentes y quienes emiten comprobantes de operaciones reales. Si tú eres un contribuyente cuyos comprobantes amparan operaciones reales, cumple con tus obligaciones fiscales y no tendrás motivos para temer ser colocado en la lista del 69-B del CFF. 

 Si tienes irregularidades en tu situación fiscal que podrían dar lugar a que la autoridad dude de la veracidad de tus operaciones, te podemos asesorar para poner orden y que, en su momento, puedas solventar con eficacia cualquier gestión de la autoridad. 

 Nuestro compromiso es proteger el dinero, negocio, patrimonio y libertad de nuestros clientes ante las acciones del fisco.