RETENCIÓN 6% IVA

Retención del 6% del IVA

Alejandro Ponce

Enero 31 de 2020

En la Iniciativa de reforma fiscal 2020, se propuso adicionar una fracción IV al artículo 1º-A de la Ley del IVA, con el fin de establecer la obligación de los contribuyentes contratantes de los servicios de subcontratación laboral en términos de la legislación laboral de calcular, retener y enterar ante las autoridades fiscales, el impuesto causado por dichas operaciones.

La fracción propuesta decía que están obligadas a efectuar la retención:

“IV. Sean personas morales o personas físicas con actividades empresariales, que reciban servicios de subcontratación laboral en términos de la Ley Federal del Trabajo.

Del análisis de la Exposición de motivos se observa que la disposición va dirigida a los esquemas de subcontratación de personal que se utilizan con fines de evasión fiscal. Por ello, durante el proceso legislativo se modificó la fracción propuesta, para abarcar a todos los esquemas de subcontratación, sobretodo a los que no reúnen los requisitos del artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo.

Recordemos que el artículo 15-A de la LFT señala que el trabajo en régimen de subcontratación es cuando: i) no abarca la totalidad de las actividades que se desarrollen en el centro de trabajo, ii) debe justificarse por su carácter especializado, y iii) no puede comprender tareas iguales o similares a las que realiza el resto de trabajadores.

Finalmente, la fracción IV del artículo 1º-A de la Ley del IVA aprobada quedó de la siguiente manera:

Están obligados a efectuar la retención del impuesto que se les traslade, los contribuyentes que se ubiquen en alguno de los siguientes supuestos:
IV. Sean personas morales o personas físicas con actividades empresariales, que reciban servicios a través de los cuales se pongan a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de éstas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual. En este caso la retención se hará por el 6% del valor de la contraprestación efectivamente pagada”.

En principio, la redacción se muestra confusa, pero analizándola con calma nos damos cuenta que el elemento primordial para que proceda la retención es que el contratante reciba servicios a través de los cuales se ponga personal a su disposición, independientemente del nombre que se le de al contrato.

Decíamos que esta disposición va dirigida a los esquemas que no reúnen los requisitos del artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo y que, por lo mismo, no se pueden llamar “subcontratación”, sin embargo, en los hechos sí lo son. Por ejemplo, hay empresas que no tienen personal, todo el personal se encuentra en otra empresa que se lo provee; esto no se ajusta a los requisitos del 15-A de la LFT, pero al proveer el personal sí es un esquema de subcontratación, aun cuando el contrato que utilizan se denomina “Prestación de servicios”.

Debido a la redacción de la mencionada fracción IV, hubo quienes pensaron que la retención aplica a servicios contables, servicios de seguridad, servicios de limpieza, servicios de comedores, servicios de mantenimiento, servicios mecánicos, etc. Lo cierto es que todos estos servicios no encuadran en los supuestos de la fracción IV del artículo 1º-A de la LIVA, ya que el personal que se utiliza para prestar dichos servicios no está a disposición del contratante, sino de su empleador.

Un trabajador está a disposición del contratante cuando este le fija tareas, horarios que debe cumplir, lo supervisa, le autoriza vacaciones, etc. En sentido contrario, un trabajador no está a disposición del contratante cuando este no es quien le fija tareas, le asigna horarios que debe cumplir, lo supervisa, le autoriza vacaciones, etc.

Pues bien, para aclarar las confusiones existentes, el 31 de enero de 2020 el SAT publica la versión anticipada de Modificación al Anexo 7 de la Resolución Miscelánea Fiscal 2020 en que adicional el Criterio Normativo 46/IVA/N, que dice lo siguiente:

46/IVA/N Retención del 6% al impuesto al valor agregado a que se refiere la fracción IV del artículo 1o-A de la Ley del IVA
El artículo 1o-A, fracción IV de la Ley del IVA señala que están obligadas a retener el impuesto que se les traslade, aquellas personas morales o personas físicas con actividades empresariales que reciban servicios a través de los cuales se pongan a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de éstas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual y dicha disposición específica que la retención se hará por el 6% del valor de la contraprestación efectivamente pagada.
Por su parte, el artículo 5 del CFF menciona que las disposiciones fiscales que establezcan cargas a los particulares y las que señalan excepciones a las mismas, así como las que fijan las infracciones y sanciones, son de aplicación estricta. Sobre el particular, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha señalado que tratándose de normas de aplicación estricta es válido, para fines de su interpretación, acudir a diversos métodos, entre los que se encuentra el teleológico o exegético.
En este sentido, aun y cuando en el proceso legislativo que dio origen a la reforma al artículo 1o-A, fracción IV de la Ley del IVA inicialmente se hacía mención a la retención del impuesto respecto de los servicios de subcontratación laboral a que se refiere la Ley Federal del Trabajo, durante la dictaminación efectuada por la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados se eliminó tal referencia y el precepto fue aprobado en esos términos, por lo que, para efectos fiscales, debe tenerse que, los servicios objeto de retención son los que se describen en el citado precepto, es decir, todos aquellos en los que se pone a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que, esté o no bajo su dirección, supervisión, coordinación o dependencia, e independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual.
Por lo anterior, cuando una persona moral del Título II o del Título III de la LISR o una persona física con actividad empresarial, en su calidad de contratante, reciba servicios en los que se ponga personal a su disposición, se entiende que habrá retención cuando las funciones de dicho personal sean aprovechados de manera directa por el contratante o por una parte relacionada de éste. Por el contrario, no habrá retención si los servicios prestados corresponden a un servicio en el que el personal del contratista desempeña funciones que son aprovechadas directamente por el propio contratista.

En el tercer párrafo del Criterio Normativo el SAT recalca que los servicios objeto de retención son aquellos en los que se pone a disposición del contratante personal, independientemente de la denominación que se le de a la obligación contractual.

En el cuarto párrafo del Criterio Normativo el SAT aporta más elementos para entender en qué casos aplica la retención.

  • Habrá retención cuando las funciones del personal que se ponga a disposición sean aprovechadas de manera directa por la contratante (persona moral o física con actividad empresarial).

  • No habrá retención cuando el personal es aprovechado directamente por el contratista para prestar un servicio.

¿Cómo saber quién se aprovecha del personal? Muy fácil.

En los servicios que tienen nombre específico, el personal es aprovechado por el contratista para prestar un servicio y, por lo tanto, no hay retención. Por ejemplo, servicios de seguridad privada, servicios de auditoría, servicios de limpieza, servicios de comedores, servicios de mantenimiento, etc. La contratante se aprovecha del contratista, no del personal. A la contratante no le interesan los procesos de reclutamiento y contratación que lleva a cabo la contratista, no le interesa cómo la contratista fija los horarios a su personal, no le interesa en qué fechas la contratista le da vacaciones a su personal, lo único que le interesa es que se le preste el servicio contratado.

Los esquemas de subcontratación normalmente no tienen un nombre específico, los contratos que se utilizan son de “prestación de servicios” y dentro del objeto del contrato se abarca toda una variedad de actividades, no son de servicios específicos. En esos casos, el contratante se aprovecha directamente del personal que se pone a su disposición. En estos casos a la contratante sí le interesan los procesos de reclutamiento, selección y contratación del personal, sí le interesa que el personal cubra determinados horarios, sí le interesa que el personal alcance metas en periodos establecidos, etc.

Pues bien, con base en estos criterios, quienes presten servicios en los que utilicen personal deben analizar si el personal está a su disposición o de su cliente, si ellos o su cliente son quienes obtienen el aprovechamiento directo del personal, y ese análisis les permitirá saber si sus clientes les deben retener el 6% o no.

2 Thoughts to “RETENCIÓN 6% IVA”

  1. Jesus

    Por favor lean las preguntas y respuestas que emite el SAT para intentar aclarar el tema, incluye los servicios de limpieza, da al traste con lo que ustedes indican

    1. DefensaFiscal

      Las preguntas y respuestas del SAT están fuera de lugar, la explicación que damos en este blog es la más acertada.

Leave a Comment