Desde que la autoridad fiscal inicia cualquier tipo de procedimiento, el contribuyente ya requiere un servicio legal profesional que evite o reduzca los daños que pueda sufrir. A continuación mencionamos algunos de los casos en los que podemos intervenir otorgándole buenos resultados.

  1. Atención de invitaciones del SAT

Las invitaciones del SAT tienen la misma finalidad que una revisión fiscal pero sin respetar formalidades, la pretensión de la autoridad es que el contribuyente pague de inmediato las contribuciones que adeuda.

El programa de invitaciones del SAT le genera mayores recursos en menor tiempo, por lo que cada vez son menos revisiones y más invitaciones las que se practican.

La mayoría de los contribuyentes que acuden a una invitación, han tenido que pagar cantidades elevadas en un corto plazo.

Están expuestos a recibir una invitación del SAT quienes han omitido el pago de impuestos, quienes han presentado mal sus declaraciones, quienes han comprado facturas (comprobantes que amparan operaciones inexistentes), quienes están en discrepancia fiscal, entre otros.

Lo asesoramos para que atienda correctamente una Invitación, protegiendo su dinero, patrimonio y el funcionamiento de su negocio.

  1. Atención de revisiones fiscales (visitas domiciliarias y revisiones de gabinete)

Antes de iniciar una revisión fiscal, la autoridad ya tiene un avance del 70%, por lo que únicamente debe cumplir con la tramitación legal para determinar las contribuciones omitidas, las cuales pretenderá recuperar antes de que concluya la revisión fiscal a través de un acuerdo conclusivo, y no llegar a la emisión del crédito fiscal, por lo que el contribuyente no tendrá oportunidad de defenderse.

Además, desde que inicia una revisión fiscal, la autoridad puede asegurar los bienes del contribuyente afectando su patrimonio y la operación de su negocio; el principal objetivo de la autoridad es determinar adeudos fiscales lo más cuantiosos posible y recuperarlos en el menor tiempo posible.

Lo asesoramos para que atienda correctamente una revisión fiscal, cuidando su dinero, patrimonio, el funcionamiento de su negocio y su libertad. 

  1. Atención de revisiones electrónicas

Con base en toda la información que tiene la autoridad en su poder, detecta las irregularidades y omisiones de un contribuyente, emite una resolución provisional, y se la notifica por buzón tributario otorgándole un plazo de 15 días para desvirtuar o aceptar los hechos señalados.

La revisión electrónica inicia con la notificación de la resolución provisional que contiene la pre-liquidación de un crédito fiscal, el cual se debe desvirtuar en 15 días. Si no se desvirtúa, se emite la resolución definitiva y la autoridad procede al cobro.

Lo asesoramos para que atienda una revisión electrónica, cuidando su dinero, patrimonio, el funcionamiento de su negocio y su libertad. 

  1. Tramitación de acuerdos conclusivos

Una revisión fiscal puede concluir anticipadamente si se tramita un acuerdo conclusivo ante la PRODECON. La intención de la autoridad es que el acuerdo concluya si el contribuyente paga.

El contribuyente debe solicitar la adopción del acuerdo conclusivo únicamente cuando sea la opción más favorable para el propio contribuyente, y su tramitación debe ser manejada con el objetivo de verse beneficiado.

Lo asesoramos para que la tramitación del acuerdo conclusivo realmente lo beneficie y no afecte su patrimonio. 

  1. Solicitud de pago a plazos

Si el contribuyente no cuenta con liquidez para corregir su situación fiscal –en una revisión o en una invitación– la autoridad le ofrece la opción del pago a plazos.

Un contribuyente solamente debe optar por el pago a plazos cuando es la opción más favorable y cuando está seguro de que podrá cumplir puntualmente con las parcialidades.

Lo asesoramos para analizar si realmente le conviene, o proponemos otras opciones para que no comprometa innecesariamente su patrimonio e ingresos futuros. 

  1. Medios de defensa (Recursos administrativos, Juicios contencioso administrativos, Juicios de amparo)

Una vez que la autoridad fiscal determina un crédito fiscal a cargo de un contribuyente, éste puede defenderse.

Aunque cada vez son menos las revisiones fiscales que llegan a la determinación del crédito fiscal, debido a que la autoridad busca que el contribuyente se corrija antes de que concluya la revisión, cuando al contribuyente le determinen un crédito fiscal debe impugnarlo cuidando que su negocio siga funcionando, que siga generando ingresos, que no le afecten sus activos, y debe contar con una opción alterna para el caso de que no obtengan sentencia favorable.

El contribuyente debe saber que actualmente el SAT gana alrededor del 60% de los juicios, por lo que las probabilidades de obtener la nulidad son menores.

Tramitamos los medios de defensa acompañados de una estrategia integral apegada a derecho que proteja su patrimonio y su negocio aun cuando las posibilidades de ganar el medio de defensa sean remotas. 

  1. Defensa en procesos penales (delitos fiscales, de defraudación fiscal, equiparables a defraudación fiscal y lavado de dinero)

Con el actual sistema de justicia penal el gobierno no busca que los contribuyentes sean condenados a prisión, sino que reparen el daño causado al Estado, esto es, que paguen las contribuciones omitidas.

Cuando un contribuyente ha incurrido en omisiones y no se corrige, la autoridad formulará la querella correspondiente y solicitará al Juez que aplique la medida cautelar de prisión preventiva con lo cual presionará al contribuyente para que pague con tal de no ser condenado a continuar en prisión.

Somos expertos en el área fiscal-penal y llevamos la defensa penal para que su asunto concluya favorablemente.